domingo, 27 de octubre de 2013

Carta de unos padres desesperados

LAS MADRES Y PADRES DE LA CLASE DE 4 AÑOS DE EDUCACIÓN INFANTIL DEL CEIP AZORÍN DE ARGAMASILLA DE ALBA SE ALZAN EN LA LUCHA: “YA ESTAMOS HARTOS DE INTENTAR CONSEGUIR RESULTADOS POR LAS BUENAS, AHORA VAMOS A POR TODAS”.

Desde el próximo lunes 28 de octubre los padres y madres de los alumnos de cuatro años del CEIP Azorín de Argamasilla de Alba, han decidido no llevar a sus hijos a las aulas.

Hace casi dos meses que han comenzado las clases y siguen esperando que se cubra la plaza de educación infantil que hace falta para que sus hijos reciban una educación normalizada.
El tutor de la clase de cuatro años, es además de tutor, jefe de estudios de este centro escolar, lo que supone que la mitad de su horario sea de dedicación a labores de jefatura de estudios.
Pese a que la Consejería está informada de la situación desde finales del curso 12-13, han venido haciendo caso omiso a la petición del equipo directivo del centro, en cuanto a cubrir esa vacante, que ni siquiera sería de cómputo completo, sino de media jornada laboral.

El pasado 7 de octubre, tanto el tutor como el director del centro, reunieron a los padres afectados y les comunicaron la situación, que pasaba por tener que asumir que sus hijos, de tan solo cuatro años de edad, debían soportar la presencia en su aula de diversos profesores cuando su tutor tuviera que ausentarse para cubrir funciones directivas, situación que por otro lado es de derecho para el maestro y viene regulada en la ley, artículo 90, apartado A, de la Orden de 02/07/2012, de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, por la que se dictan instrucciones que regulan la organización y funcionamiento de los colegios de educación infantil y primaria en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha. [2012/9758] (DOCM 3 JULIO DE 2012), que dice: ”Una vez asignadas las horas de docencia, el ejercicio de determinadas funciones podrá tener un cómputo lectivo semanal en el horario del profesorado que las ejerce, de acuerdo con la siguiente consideración horaria:
a. El ejercicio de las funciones del equipo directivo computará como máximo:

• Siete horas, en los centros con menos de seis unidades.
• Ocho horas, en los centros que tengan entre seis y ocho unidades.
• Diez horas, en los centros que tengan entre nueve y doce unidades. 
• Doce horas, en los centros que tengan entre trece y diecisiete unidades.
• Catorce horas, en los centros que tengan entre dieciocho y veintidós unidades.
• Dieciséis horas, en los centros que tengan entre veintitrés y veintisiete unidades.
• Dieciocho horas, en los centros con veintiocho o más unidades.

Las madres y padres del grupo consideran inaceptable dichas medidas, ya que la ley legisla claramente al respecto en este apartado, puesto que no puede entrar cualquier profesor a las clases de infantil, tan solo aquellos que estén habilitados para tal fin, según se regula en la ley en el Artículo 92.2 de la LEY ORGÁNICA 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. (BOE 106, DE 4 DE MAYO DE 2.006) CAPÍTULO II y que dice así: Profesorado de educación infantil.

2. El segundo ciclo de educación infantil será impartido por profesores con el título de Maestro y la especialidad en educación infantil o el título de Grado equivalente y podrán ser apoyados, en su labor docente, por maestros de otras especialidades cuando las enseñanzas impartidas lo requieran.
Por otro lado, el sentido común nos dice que un niño tan pequeño, en algunos casos sin haber cumplido los cuatro años, deben tener una figura clara de tutor en su aula, y no tener que soportar el que cada día entre en la misma un sinfín de profesores a los que no son capaces de reconocer como propios, porque realmente cada día y cada hora van rotando, ya que esas horas que no está el tutor se van cubriendo con profesorado que en esos momentos no tiene docencia directa con alumnos en sus grupos. Situación que también afecta a sus grupos de referencia puesto que dejan de hacer apoyos que antes hacían.
Con el apoyo del AMPA del centro, los padres y madres han mandado numerosas cartas al coordinador provincial mostrando la situación en la que se encuentran sus hijos y solicitando que de manera inmediata se incorpore un docente de infantil en el centro, a lo que han hecho oídos sordos, dando largas continuas sobre problemas de liquidez y consiguiendo retrasar así la incorporación del maestro.
A partir del próximo lunes, los alumnos acudirán a su fila en el colegio, pero si la respuesta a la pregunta de si se ha incorporado el profesor que necesitan es negativa, los niños no entrarán en las aulas como medida de protesta.

“NUESTROS HIJOS NO SON MERCANCIA Y NO PERMITIREMOS QUE SE COMERCIALICE CON ELLOS POR TEMAS ECONÓMICOS”

No hay comentarios: