domingo, 29 de mayo de 2016

La falsa elección de centro en la COMUNIDAD DE MADRID, EXTRAIDA DEL BLOG DE JULIÁN CLEMENTE

JULIÁN CLEMENTE  Nosotros, que somos muy ingenuos y nos lo creemos todo, también nos creímos el mensaje que nos enviaba tanto el gobierno regional como el central: libre elección de centro. El error que cometimos fue elegir el tipo de educación que nos gustaba a nosotros, y no el tipo de educación que les gusta a ellos
—————————————————————————————————————————————-

El curso que viene toca escolarizar al nene. En la Comunidad de Madrid existe lo que llaman libre elección de centro, así que escogimos el colegio que más nos gustaba, un colegio público, con un proyecto educativo innovador, inclusivo y laico, y añadimos otros tres colegios, también públicos, como siguientes opciones.
Siento la necesidad de explicar por qué hemos elegido ese colegio como primera opción: creemos en la educación pública, en valores laicos y que prime la formación de ciudadanos libres y responsables sobre la formación de ciudadanos competitivos y preparados para el duro mercado laboral. Sí, sé que puede sonar extraño. Hay gente que elige colegios en que separan a niños de niñas, en que rezan todos los días o en que van a misa, y les parece de lo más normal. Cada uno tiene sus preferencias. Pero al parecer las nuestras no son del agrado de las autoridades.
Mi hijo no ha sido aceptado en el primer colegio que hemos solicitado, pero tampoco en los siguientes: todos tienen una larga lista de espera, ya que la Comunidad de Madrid o no les permite abrir nuevas aulas o los han masificado de tal manera que han tenido que quitar bibliotecas, pasillos, salas de reuniones y aulas de desdoble para acoger a todas las líneas de las que disponen, y ni aún así pueden absorber toda la demanda. Es un proceso muy opaco y discrecional. Dentro de unos días, nos darán a elegir entre los colegios que tengan plazas libres, lo que probablemente incluya varios colegios concertados, de ésos que separan niños de niñas, se reza todos los días y se va a misa a menudo.
Nuestro error, al parecer, fue no pedir ninguno de esos colegios, sino optar por algo tan absurdo y tan poco eficiente como la escuela pública, masificada y sin medios. Porque los colegios concertados que tenemos cerca, además de rezar mucho, tienen alguna ventaja interesante: los ratios de las aulas suelen ser de veinte niños, o menos, es muy fácil entrar, puesto que siempre sobran plazas y además te prometen devolverte a casa un profesional preparado para competir en el duro mercado laboral. Aún así, no queremos que nuestro hijo vaya a esos colegios. Libertad de elección, ¿recuerdas?
Nosotros, que somos muy ingenuos y nos lo creemos todo, también nos creímos el mensaje que nos enviaba tanto el gobierno regional como el central: libre elección de centro. Los padres deben tener derecho a elegir la educación que quieran para sus hijos, nos dijeron. El error que cometimos, mira que somos ingenuos, fue elegir el tipo de educación que nos gustaba a nosotros, y no el tipo de educación que le gusta a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.
Bajo la Presidencia de la primera, aunque es algo que viene de muchos años atrás, se están cerrando clases en los colegios públicos, se están masificando las aulas que sobreviven, con incumplimientos constantes de ratios, se están quedando excluidos muchos de los alumnos, porque no hay plazas suficientes para ellos, mientras en los concertados hay todas las que hagan falta. Bajo la Presidencia del segundo, se defiende a capa y espada y se fomenta la escuela concertada, porque al parecer está siendo atacada, porque al parecer garantiza un buen sistema educativo y porque al parecer es señal de pluralidad, calidad y libertad. ¿La pública? ya luego, si tal.
Mi hijo no ha cumplido tres años y ya se ha ganado más de siete millones de enemigos. Porque si mi hijo hoy no tiene colegio para el curso que viene es porque gobierna Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid y porque gobierna Mariano Rajoy en España. Porque son ellos, como representantes de su partido, los que han decidido que la escuela pública debe morir lentamente, mientras que la escuela concertada queda como la elección más obvia para los españoles de bien. Debe ser que no lo somos. Mi hijo ha tenido la mala suerte de caer en una familia de radicales, extremistas y prejuiciosos ideológicos que quieren llevarle a un colegio donde, además de matemáticas, lengua y ciencias sociales, le enseñarían a pensar y a ser un ciudadano responsable.
No sé si alguien de los que lea esto se sentirá aludido, o insultado, pero la realidad es que nosotros nos sentimos abandonados por quienes deberían velar por el futuro de nuestro hijo. Las cosas ocurren por una razón, efectivamente, y es porque alguien las provoca. Y en este caso, a día de hoy, si mi hijo, y los hijos de muchos, muchos, muchos otros no tienen colegio es porque más de siete millones de personas decidieron, con su voto, que así fuera.
Julián Clemente, periodista y editor en España de las editoriales Marvel y Panini
Como docente creo que solo hay una solución, dar la lata, me explico, se que en el Colegio Quevedo de Leganes pensaban hacer lo que en otros muchos cerrar aulas pero a través del Ampa se movilizaron, llamaran a la radio, dieron la lata, y no les interesa el día 28 hay elecciones recordaos...Tan pesados estuvieron que les llamaron a la dirección del centro y les dijeron que no la cerraban pero que los padres se callarán ya.
Conclusión hay que poner queja en la dat, hay que contarlo, difundirlo, gritarlo y hasta tatuarlo si es preciso pero tiene que escucharse que la libre elección solo existe si quieres religión y/o concierto si eres como mi hija y quieres francés y filosofía  en cuarto de la ESO, no puedes pero si quieres religión todo son facilidades.
sencillamente su política es derecho si eliges lo que yo quiero que pidas, si no te j----como doria Andrea.


sábado, 28 de mayo de 2016

LA LOMCE ME PRODUCE INSOMNIO (Comparte por favor)

Hoy he LEÍDO este escrito Y LO HE TENIDO QUE PUBLICAR, a muchos de nosotros nos pasa cada día encontrarnos a tantos y tantos ESTÓMAGOS aGRADECIDOS ...QUE VALORAN MÁS SU PUESTO QUE LO QUE DEBERÍAN DEFENDER LA EDUCACIÓN PÚBLICA. 
ASUN SERRA
·JUEVES, 26 DE MAYO DE 2016
Hoy hemos tenido la reunión típica de fin de curso con el tutor. Soy una madre de una niña de tercero de primaria.
A la mitad de la reunión, nos ha interrumpido el director, para explicarnos que se va a llevar a cabo la prueba de reválida. Su discurso ha comenzado haciendo hincapié, en un tono despectivo, en las comunidades que no acatan este exámen; por supuesto, Castilla y León lo acata, faltaría más, porque Castilla y León es la mejor, y aquí se acata todo, por eso somos la comunidad autónoma europea más despoblada, la que más población ha perdido en la última década y por eso estamos como estamos, aquí atamos los perros con chorizos (pero no con chorizos de comer, con chorizos de los otros).
En este punto, un par de madres, (educadamente y en tono tranquilo) le hemos informado de nuestra intención de objetar y que nuestros hijos no realicen esta prueba. Su reacción inmediata ha sido, a mi entender, desproporcionada. Textualmente nos ha dicho que estábamos reventando la reunión, que veníamos a eso, lo que me ha dejado de piedra. La verdad, no me lo esperaba. Entre las “perlas” que ha soltado, nos ha acusado de utilizar a nuestros hijos políticamente, (sin atender a nuestras razones), dice que le hemos presentado un escrito MUY AGRESIVO en el que atacábamos al Gobierno y a la LOMCE, documento que adjunto, no vaya a ser que no me haya dado yo cuenta y este señor tenga razón, si alguien encuentra agresividad o algún tipo de ataque en él, por favor, que me abra los ojos; este papelito lo facilita la Confederación española de asociaciones de padres y madres de alumnos, no me lo he sacado de la manga. Ha dejado bien claro que nuestros hijos harán el exámen, y que tienen la obligación de firmarlo, que sino contestan a las preguntas tendrán un cero. No sé si se ha liado, o nos ha intentado liar, pero ha dejado caer que se le hará media a los niños con ese cero. Cuando hemos protestado nos ha acusado de no oír bien, que en realidad el cero es para el centro, que es al que estamos perjudicando muchísimo, poniéndonos en contra de los demás padres asistentes a la reunión. Somos el demonio y por nuestra culpa nuestro cole tendrá un cero.
Después de oír su demagogia, su posicionamiento hostil, y como nos ha descrito ante los demás, inventándose nuestra agresividad, como reventamos las reunión, lo malos que somos y como perjudicamos a los pobres niños, además de ser padres desalmados que utilizamos a nuestros hijos para atacar al gobierno, me he sentido como una terrorista que va a hacer explotar el colegio de un momento a otro, y no he dudado en tranquilizarle, aclarándole que solo soy una madre y que no voy armada, que no tengo intención de incendiar el colegio, entre otras cosas porque lo pago con mis impuestos y sería una estupidez por mi parte.
En este punto, he pensado para mí misma que a este señor que me ataca, que se toma atribuciones que no le corresponden, que amenaza con presionar a mi hija de ocho años y obligarla a hacer el exámen diga yo lo que diga, a este, también le pago el sueldo, pero parece ser que de esto el buen señor no se percata. Se lo deben pagar de su bolsillo aquellos a los que defiende tan apasionadamente.
Nuestro delito es salirnos del redil, no digo que con razón, que a lo mejor no la tengo, pero sí digo que tengo derecho a no tener razón; respeto profundamente la decisión de los padres que lleven a sus hijos al exámen, pero parece que yo no tengo derecho a ser respetada.
Paradójicamente, nuestros hijos aprenderán en la escuela pública que las palabras “derechos” o “Democracia” les traerán serios problemas, y que es mejor olvidarlas y dejarlas de lado.
Por desgracia, después de releer este escrito, me doy cuenta de que no es la bendita LOMCE la que me tiene sin dormir. En realidad es el miedo. Después de ver la actitud del director del centro, no tengo ni una millonésima parte de gramo de confianza en él. Sé que va a obligar a mi hija a hacer el exámen, sé que va a darle un disgusto, sé que, como es de lágrima fácil, me la va a hacer llorar. Y además sé que lo va a hacer sin pudor, porque está en poder de la verdad absoluta. El miedo lo tengo también a las represalias, me temo que de una manera u otra las habrá. El miedo no lo tengo por mí, lo tengo por mi hija. El miedo de ver como algunos padres harán que sus hijos hagan la prueba por miedo a las consecuencias si no lo hacen. El miedo que me da llevarla a un centro en el que hay un director del que desconfío, porque como lo lleva todo a lo personal y a lo político, ya nos tiene fichadas. El miedo a ver como nos quedamos mirando como vacas al tren mientras la educación pública agoniza. El miedo a que además estoy indefensa, porque aquellos que deberían defenderme, a los que también les pago el sueldo, son los mismos a los que el director sirve fielmente. Entre unos y otros, lo único que me queda es el miedo.
Espero que, por lo menos, en Panamá tengan el detalle de ponerle a sus escuelas públicas el nombre de algún escritor español.

viernes, 27 de mayo de 2016

Madrid, o como parecer más dialogante pero con la misma idea en la cabeza

Tras las últimas elecciones se nos ha vendido un supuesto cambio para la educación madrileña, se nos han dado unas pocas migajas y nos hemos puesto tan contentos.

Algunos están felices porque se convocan oposiciones, en las que la prueba practica cuenta un 70%, y ahí esta el problema, como algo tan subjetivo, tan al albur del tribunal de turno, como un texto literario, una traducción, una imagen pictórica o una radiografía, pueden determinar tu valia como docente.

La prueba de que las formas es lo único que cambia están claras con la decisión del IES Ciudad de Jaen, se masifica el centro, se le infradota, todo con la esperanza de que el alumnado desencantado se mude al concertado, y cuando hay problemas la culpa es de la gestión.
Pero cuando tienes un problema con un alumno, acosador, o con esquizofrenia como este año en mi centro, pides ayuda a la inspección a la Dat, se lavan las manos, te dejan al albur de toma las medidas que consideres oportunas.
Y el miedo es libre y el problema te lo comes con patatas....Pero eso si no te equivoques, porque ellos siempre las flores, los marrones pa ti, y el paro también el día 30 de junio.