miércoles, 19 de septiembre de 2012

Las asociaciones de padres piden "urgentemente" crear bancos de libros de texto

Muchos padres nos preguntamos por que no esta presente esta propuesta en nuestro día a día, en todos y cada uno de los colegios de nuestra comunidad.
Hay muchas explicaciones, quizás la respuesta más lógica, sea la trama de intereses editoriales, pero lo cierto es que es más cómodo, sencillo, rápido, y por que no decirlo menos laborioso tener un texto para seguir.
Con él, los maestros y docentes tienen menos necesidad de improvisar, el trabajador lo hará y el tranquilo se contentara con seguirlo escrupulosamente.
También tenemos a padres, muy puntillosos, que desechan los esfuerzos innovadores, el ansia de aprender...
Pero esta es la noticia y la comparto:http://www.europapress.es/sociedad/educacion/noticia-asociaciones-padres-piden-urgentemente-crear-bancos-libros-texto-20120919121854.htm

domingo, 16 de septiembre de 2012

carta del ampa miguel de Cervantes al profesorado

¿Qué opinas? http://ampacervantes.wordpress.com/2012/09/11/carta-abierta-a-los-profesores/

Estimados profesores:
Ahora que ya conocemos el  irrisorio importe con que van a contar los centros para comprar los libros y material al alumnado, debemos plantearnos seriamente si la cantidad disparatada de libros que nos piden en la mayoría de los centros obedece a una razón pedagógica.
Porque realmente parece que en algunos centros, es decir, perdón, en la mayoría,  no  han tenido en cuenta la situación en la que nos encontramos actualmente, a pesar de que el profesorado es uno de los colectivos afectados.
Y no quiero hablar solamente de la falta de sensibilidad al ser conocedores, antes de los recortes, de que las becas no cubrían ni una tercera parte del material escolar que exigían a las familias, y, cuando empezaron los recortes, (recordemos que hace ya tres años que empezaron a desparecer las becas para infantil), habéis seguido pidiendo a las familias un volumen de libros y material escolar, que, sinceramente, solo enriquece al boyante mercado en el que todos nos hemos visto inmersos.
Algunos centros incluso nos hacen ver a los padres que tendríamos que estar agradecidos, ya que, gracias a su buena relación con la editorial de turno, los colegios disponen de pizarras digitales y materiales que de otra forma no hubieran adquirido (Claro, como que lo hemos financiado nosotros)
El curso pasado, en plena lucha en contra de los recortes del gobierno en educación, al final de curso, sabiendo como se sabía  que los próximos recortes se iban a traducir entre otros en  la anulación de las  becas para el presente, aún así, la mayoría de centros y del profesorado no se han inmutado, y este curso, muchas familias han vuelto a abonar, en colegios públicos, entre 200 y 350 euros de material y libros.
Todos sabemos que muchos de esos libros y cuadernos son devueltos a final de curso a medio hacer o sin terminar.  En muchos de esos centros ni siquiera se han dignado a decirles a los padres que, aunque cambie el ISBN de algunos libros, el libro, es en esencia el mismo, por lo que evitarían que muchas familias desecharan libros prácticamente nuevos obligándoles a comprarlos.
Y en los institutos ¿por qué no se permite a los alumnos llevar libros de 2ª mano de otras editoriales o con otro ISBN, si el contenido curricular es el mismo? ¿No sería incluso positivo comparar qué enfoque dan los distintos libros al mismo tema?
Pero, me permito hacer una reflexión más profunda, independientemente de recortes o situaciones límites de algunas familias:
Con tantos libros, cuadernillos, fichas, pegatinas, lecciones aprendidas de memoria que olvidan a los pocos días, ¿qué tiempo tenéis en las aulas para la curiosidad, la creatividad, la ilusión por aprender, el compañerismo, el trabajo en equipo, el placer de investigar y descubrir… y el respeto, sí, el respeto a la personalidad e individualidad de cada niño?
¡¡¡ No da tiempo!!!  Es imposible, se estudia para aprobar los exámenes, los que tienen dificultades de aprendizaje, situaciones familiares complicadas o simplemente, no encajan con el grupo se van quedando apartados,  y esa distancia  empieza desgraciadamente a fraguarse  muchas veces en infantil, y  cuando muchos de estos chicos llegan a secundaria se ha convertido en un abismo para muchos insalvable.
No eximo de responsabilidad a las familias, al contrario, es solo que vosotros sois los profesionales y todos sabemos que para ser padre desgraciadamente nadie nos exige un conocimiento previo.
Conozco a muchos profesores que están trabajando con sus propios materiales, que hacen lo que está en su mano para que las diferencias socio-culturales o económicas de su alumnado permanezcan en lo posible fuera de sus aulas.  A vosotros no va dirigida esta carta, solo estas palabras:
GRACIAS