viernes, 20 de abril de 2012

Carta a Jose Ignacio Wert


Señor Wert, :
Soy una estudiante universitaria de Psicología, estoy en segundo año y por la UNED, nada fácil, se lo aseguro. ¿Por qué por la UNED? Comprensible, mis padres no se pueden permitir tener una hija estudiando fuera ya que mi padre es mileurista y somo cinco en casa. Por eso decidí que todos los gastos de la carrera me los pagase yo: matrícula, libros y manuales (de 50€ no baja), viajes para hacer los exámenes (porque en mi pueblo no hay sede, sino una extensión de la UNED por lo que me tengo que ir fuera para poder examinarme). Trabajo cuando encuentro algo y todo ese dinero lo gasto en mi educación. Qué responsable, eso no lo hace cualquiera, ¿verdad? que esta carta no la va a leer y que tampoco le va a interesar y que si cae en sus manos, la romperá con la misma facilidad que está corrompiendo la educación de este país. Pero a lo mejor, que usted no me hará caso, a lo mejor otros sí me escucharán.
Llevo desde octubre buscando un trabajo para poder seguir pagándome la carrera, tener mis ahorros y ayudar algo en casa, pero ¡sorpresa!, estoy en paro. No me llaman ni para limpiar. Ahora mismo estoy en la tesitura de tener que comprarme un manual de Psicopatología bastante caro que no puedo comprarme porque no tengo dinero. ¿Cómo estudio sin manual? ¿Me lo va a pagar usted?
Y hoy me encuentro con que usted y las Comunidades están planteándose aumentar las tasas de la universidad, cuando por 8 asignaturas (1  curso) están cobrando unos 1.000€. Por no hablar de que si repites una asignatura y vuelves a matricularte de ella, el precio del crédito aumenta, como todo en esta vida, ¿verdad?
Asegúrese de que yo no soy la única que está en estas condiciones. Es cierto que hay jóvenes que se pasan por el forro todo el dinero que sus padres están invirtiendo en ellos, pero créame, son MINORÍA, frente a una mayoría que está sudando por o pagarse los estudios como yo, o porque sus padres no tiren el dinero. ¿Y usted nos quiere subir las tasas estando en una CRISIS catastrófica? ¡Cómo se nota que usted no es mileurista, ni que nota la crisis!
Lo que más gracia me hace y ya me ha terminado de rematar es que usted asegure que “las tasas universitarias españolas son las más bajas de Europa”. Olé, olé y olé. Una pregunta que hasta saben contestar los niños: ¿por qué son más altas? PORQUE LOS SUELDOS SON MÁS ALTOS. Usted no puede comparar los precios de España con los de Francia porque el sueldo mínimo francés es de 1.321€ mientras que en España es de unos 600€. Normal que los precios en Europa sean más altos, ¡porque pueden gastarse ese dinero ya que sus sueldos son mayores! Es matemática y lógica pura, ¿no lo comprende usted, señor Wert?
Lo que va a hacer con esta medida es que personas como yo dejen de seguir estudiando. Y créame, yo no quiero abandonar mis estudios, usted me está obligando. Si no tenemos dinero para llegar a fin de mes, ¿cómo vamos a tener dinero para estudiar y labrarnos un futuro mejor que limpiar casas?
Creo que lo que usted quiere es lo siguiente: que los ricos sean los que estudien, ya que siendo ricos no podrán quejarse de las medidas de su gobierno, porque seguirán teniendo dinero. Son los pobres y los obreros los que dan problemas, así que a ellos es mejor negarles la educación, no hay nada peor que un pobre inteligente y que sabe.
Pues, ¿sabe qué, señor Wert? Sintiéndolo mucho, yo que soy pobre y obrera, voy a seguir estudiando. ¿Cómo? No tengo ni idea, pero a mí ningún político me va a denegar que termine mi carrera. Ningún mandamás me va a decir: “No, tú no estudias” porque de una manera u otra acabaré terminando mi carrera. Porque no tengo recursos, pero inteligencia no me falta.
Señor Wert, desde aquí le digo que soy obrera y pobre, pero que terminaré mis estudios y a usted y a todos esos políticos que nos están hundiendo en la miseria les voy a dar muchos, muchos dolores de cabeza.

El latín nos explica por qué cualquiera puede ser ministro pero no maestro


Antes de dar la oportuna explicación os voy a contar una anécdota, que muchos ya conoceréis, sobre la importancia del latín. En cierta ocasión José Solís Ruiz, ministro de Trabajo durante el régimen franquista y natural de Cabra (Córdoba), le discutía al político y rector de la Universidad Complutense, profesor Muñoz Alonso, para qué servía el latín. El profesor le respondió:
Por de pronto, señor ministro, para que a Su Señoría, que ha nacido en Cabra, le llamen egabrense y no otra cosa.
Y volviendo al título de este post, vamos a servirnos de la etimología, y el latín, para explicar por qué cualquiera puede ser ministro pero no maestro.
El término maestro deriva de magister y este, a su vez, del adjetivo magis que significa más o más que. El magister lo podríamos definir como el que destaca o está por encima del resto por sus conocimientos y habilidades. Por ejemplo, Magister equitum (jefe de caballería en la Antigua Roma) o Magister militum (jefe militar).
El término ministro deriva de minister y este, a su vez, del adjetivo minus que significa menos o menos que. El minister era el sirviente o el subordinado que apenas tenía habilidades o conocimientos.

miércoles, 18 de abril de 2012

EL ALCALDE DE LÉGANES Y COMO UN SERVIDOR PÚBLICO DENOSTA LA EDUCACIÓN EN SU MUNICIPIO


Jesús Gomez, alcalde de Leganés: “En Leganés todo el sistema educativo es público y en buena parte filobolchevique” 

Esto es lo que opina el alcalde de Leganés, Jesús Gómez Ruiz, de la educación pública de la ciudad que preside. Pueden ver y escuchar sus declaraciones en el video de arriba. Y va más alla señalando que ”esto es un problema porque como poder público nos corresponde garantizar que padres y alumnos puedan elegir el tipo de educación que quieren“.

Y remata con una frase para enmarcar: “Si vamos todos al rancho público siempre habrá alguien que no le guste, y la prueba es que hay bofetadas para entrar en un colegio concertado o privado en Leganés” 





Sus palabras son del pasado 18 de diciembre, y las soltó durante el programa “Dando caña” de Intereconomía. No sé qué tiene esta cadena (o sí), pero cada vez que le invitan se crece hasta el punto de `largar´ cualquier barbaridad.

Ver vídeo en :
http://www.larepublica.es/2012/04/jesus-gomez-alcalde-de-leganes-en-leganes-todo-el-sistema-educativo-es-publico-y-en-buena-parte-filobolchevique/ 


Ya lo hizo denostando el monumento a la flotilla de la libertad en Leganés, y la vuelve a liar a cuenta de la educación pública de su ciudad. Claro que con estas declaraciones nos enseñaba la patita de lo que estaba por llegar: ceder suelo público para construir un colegio concertado en Arroyo Culebro. Él lo llama “libertad de elección” y a sus beneficiarios “empresas educativas”.

Artículo sobre el monumento a la flotilla de la libertad

Por cierto, la legalidad o no de dicha cesión se decidirá en los tribunales, puesto que el juzgado contencioso administrativo ha admitido a trámite el recurso que presentó la oposición contra el acuerdo de la Junta de Gobierno.

Fuente:
http://www.larepublica.es/2012/04/jesus-gomez-alcalde-de-leganes-en-leganes-todo-el-sistema-educativo-es-publico-y-en-buena-parte-filobolchevique/

CAMISETAS VERDES EL MARTES 17 EN LA PRUEBA CDI

    INFORMACION  14-04-12
Hace tres años tres compañeras valientes acordaron llevar puesta, durante las pruebas de CDI que tuvieron que realizar en un centro privado, unas camisetas con un eslogan a favor de la escuela pública. Fueron acosadas y maltratadas verbalmente por parte de los responsables de ese centro, de la inspectora local (que debió defenderlas) y del director de área territorial. Desde el primer momento CGT plantó cara a la administración y, a pesar de las amenazas, no llegó a producirse ninguna sanción.

El año pasado otra profesora tomó la misma decisión vistiendo la ya consolidada camiseta que dice: “Escuela pública. De tod@s. Para tod@s”. El acoso fue aún mayor en esta ocasión y tuvo mucha repercusión pública.

La situación de la escuela pública va de mal en peor. El plan para degradar la calidad de la misma, hasta que todas las personas que puedan permitírselo escapen a la privada concertada, está funcionando sorprendentemente bien. Esto se debe en gran medida a la incapacidad de l@s usuari@s y trabajador@s de la pública para dar una respuesta suficientemente contundente a esta agresión brutal.

Dada la situación, en CGT opinamos que es muy probable que, una vez más, funcionari@s de la educación obligad@s a vigilar las pruebas de CDI de este año, decidan llevar puestas prendas de ropa verdes y con lemas en defensa de la escuela pública durante la celebración de las mismas. También pensamos que es fácil que las autoridades administrativas estén especialmente alerta ante esta situación.

En vista de eso hemos acordado pedir a todo el mundo que ese día (martes, 17 de abril para 3º de ESO y el 9 de mayo para 6º de primaria) la mayor cantidad posible de gente exhiba esa camiseta, sudadera o bufanda allí donde se encuentre, en defensa de l@s compañer@s que decidan vestirla durante las pruebas. El apoyo mutuo es la clave que impedirá que nos vayan amedrentando un@ a un@ con sus patéticas amenazas. Si somos much@s y estamos junt@s no podrán con nosotr@s.

También queremos recordar que:
  • Las pruebas de CDI sólo sirven para hacer pública una competición entre centros que es injusta e innecesaria.
  • Que la camiseta no contiene mensajes políticos ni puede, en modo alguno ofender a nadie. Tenemos el derecho legal de llevarla a donde queramos. Podemos denunciar en el cuartelillo cualquier medida de presión para que nos la quitemos.
  • Que la batalla en defensa de lo público no ha hecho más que empezar y que el proyecto privatizador y clasista que las administraciones están ejecutando se detendrá bruscamente cuando seamos capaces de organizarnos y actuar con contundencia.


domingo, 15 de abril de 2012

DERECHOS NO PRIVILEGIOS

Derechos, que no privilegios

Una compañera escribió la carta que reproducimos y nos ha pedido que la difundamos.
 
DERECHOS, QUE NO PRIVILEGIOS 
Según el Diccionario de uso del español de María Moliner, privilegio es la excepción  de una obligación, o posibilidad de hacer o tener algo que a los demás les está prohibido o vedado, que tiene una persona por una circunstancia propia o por concesión de un superior.  Por el contrario derecho es la circunstancia de poder exigir una cosa porque es justa.

Soy funcionaria, me dedico a la docencia y trabajo en un instituto de educación secundaria, en este país. Y no, yo no tengo privilegios.
El sueldo que cobro es un derecho que me gano honradamente con mi trabajo. Está regulado por un convenio en el que participan y firman todas las partes interesadas. Es transparente, cualquier ciudadano puede saber lo que cobro. Hacienda conoce perfectamente mis ingresos, en mi declaración no cabe el fraude ni la picaresca. Mis ahorros, pocos, están en entidades bancarias completamente controladas por el estado, y no en paraísos fiscales. Me levanto todas las mañanas a las seis y media para ir a trabajar.

Cuando regreso estoy cansada, porque, aunque no lo parezca, este oficio es agotador. Diariamente doy cuenta de mi trabajo primero a mis alumnos y por supuesto a sus padres, luego a mi  director y si es preciso al inspector de mi zona, porque yo sí tengo jefes. Obtuve  mi puesto de trabajo aprobando una oposición, que por si alguien no lo sabe, es una prueba muy dura, y no hubo “enchufismos” de ninguna clase. Si tengo que ir a trabajar en coche, el vehículo es propio y pago la gasolina, yo no tengo coche oficial ni chófer. Si he de quedarme a comer, me pago la comida, yo no cobro dietas. El café y el almuerzo corren por mi cuenta, y hasta los bolígrafos rojos que gasto para corregir los ejercicios de mis alumnos, los compro con mi dinero.

Los libros de texto y de lectura que necesito para trabajar, de momento, nos los ceden, gratuitamente las editoriales, tampoco les cuestan un euro a la Administración.

No, yo no tengo privilegios. Alguien podría pensar que disfruto de un mes de vacaciones más que el resto de mortales. Pero durante el curso escolar trabajo prácticamente todos los domingos, y cuando no trabajo en domingo es porque lo he hecho en sábado. Si cuentan todos estos días, verán que suman más de 31, que son los que tiene el mes de Julio. Cuando llevo a mis alumnos de excursión o de viaje, les dedico las 24 horas, dejando a mis hijos y a mi familia.

No, yo no tengo privilegios. Y sin embargo me siento privilegiada. Sí, me siento privilegiada porque considero que mi trabajo es muy importante y valioso y realizo un servicio social. Me siento privilegiada cuando veo crecer y madurar a mis alumnos, los veo superar sus dificultades y aprender, y yo estoy ahí ayudándoles, aunque solo sea un poquito. Me siento privilegiada cuando mis alumnos me saludan por la calle, casi siempre con una sonrisa y cuando hablo con sus padres con la cordialidad propia de quienes comparten objetivos. Me siento privilegiada cuando encuentro a antiguos alumnos y me hablan de sus vidas, de sus éxitos y sus proyectos. Y sobre todo me siento privilegiada porque trabajo rodeada de extraordinarios profesionales que se dejan la piel día a día para llevar a buen puerto esta nave que la Administración se empeña en hacer zozobrar.

Sí, estos son mis privilegios, pero puedo asegurarles que no le cuestan ni un euro al contribuyente.
Con todo, no crean que quiero ponerme medallas, nada más lejos. En el fondo me siento como el siervo inútil del Evangelio, al fin y al cabo solo cumplo con mis obligaciones. Pero es importante no confundir derechos con privilegios. Los recortes en Sanidad y Educación, son recortes en derechos y no en privilegios. Que no os confundan. No veáis enemigos donde hay amigos, ni verdugos donde hay víctimas como vosotros. Confundir es un arma de poder para camuflar al verdadero culpable.
Con todo lo que está cayendo sobre los docentes, lo que más me duele no es la pérdida de poder adquisitivo, sino el menoscabo moral al que se nos está sometiendo. Solo pido a la sociedad, respeto. A los políticos, honestidad, porque muchos han olvidado el significado de esa palabra, si es que lo conocieron alguna vez. También les pido valentía, porque pisotear al débil es de cobardes. Los culpables de esta crisis son mucho más poderosos que nosotros y sí tienen privilegios, que lo paguen ellos.  Por la dignidad del docente, que es lo que no nos pueden quitar.

ESTA CARTA FUE ENVIADA AL BLOG MAREA VERDE, PERO ES TAN GRÁFICA QUE ME HE ATREVIDO A REPRODUCIRLA PARA MAXIMIZAR SU DIFUSIÓN.