sábado, 4 de febrero de 2012

Reflexiones de docentes de Formación profesional, nuestra eterna olvidada

Últimamente varios amigos y familiares me han preguntado cuestiones
del tipo: ¿Qué, al final van a poner prácticas en la Formación
Profesional?. ¿Es tan mala la FP como dicen por la tele?. La verdad es
que al principio me quedé de piedra, pero luego decidí informarles un
poco. Este es el correo que les envié. Y creo que debemos empezar a ir
informando a la gente que conocemos sobre qué es realmente la FP y
cuál es su situación:


El problema con la FP es que todo el mundo habla sin tener mucha idea
(lo que tampoco es muy extraño en nuestro país). Hay dos ideas que han
difundido tertulianos-políticos y que han calado en la opinión pública
y que va a ser muy difícil cambiar:


Idea 1. La FP necesita más prácticas. Mentira o verdad a medias. En
los Institutos estamos todos los días haciendo prácticas para que el
alumno salga mejor preparado, pero es más fácil decir eso que aumentar
el dinero destinado a instalaciones y material de prácticas en los
centros. Además, después de año y medio en el instituto dando la base
teórica y práctica los alumnos tienen aproximadamente 400 horas de
prácticas en una empresa. Tanto la propia empresa, como el proceso de
las prácticas está controlado en todo momento por un profesor del
centro escolar (se llama FCT, formación en centros de trabajo y es una
asignatura más de la FP).
Idea 2. La FP no funciona. Mentira. Lo que no funciona es el mercado
laboral. En muchas ocasiones las propias empresas, hospitales,
farmacias donde los alumnos cursan dichas FCT felicitan a los centros
sobre lo bien preparados que salen los alumnos. El problema es que con
un mercado laboral como el que tenemos, les cuesta encontrar un
trabajo digno. Pero es más fácil echarle la culpa a los educadores que
a los políticos que nunca han apostado por la investigación y la
industria; que no sólo necesita doctores e ingenieros, sino también
técnicos.


¿Y qué es lo que quizá vayan a hacer?. Pues básicamente que el alumno
tenga unas pocas horas en el centro (o a distancia) de formación
meramente teórica y el resto en la empresa cobrando alrededor de 400
euros. ¿Y que problemas puede traer esto?:


Que habrá empresarios sinvergüenzas que se aprovecharán de una mano de
obra muy barata y esto afectará a los trabajadores cualificados y al
estudiante.
Que no van a tener tiempo para darles una formación personalizada.
Que la empresa sólo se va a preocupar por enseñar lo que le interese.
De ese modo, el alumno no va a salir preparado para trabajar en otra
empresa. Es decir, va a fallar la formación global.
Hay ramas en las que va a ser imposible. Imagínate, por ejemplo, en el
laboratorio de diagnóstico de un Hospital grande. El jefe a tope de
curro, el personal hasta las cejas de curro. Y de repente les llegan
15-20 alumnos que no tienen ni idea de nada relacionado con el
diagnóstico clínico. ¿Cómo lo van a hacer?.
Va a ser un desastre en el sentido de que no se dan cuenta del tipo de
alumno que les va a llegar. Nosotros no sólo les enseñamos la base de
su futuro oficio (tanto a nivel teórico como práctico), sino y es lo
más importante, les "moldeamos" y les enseñamos lo que es el trabajo.
Todos los cursos nos llegan algunos alumnos que no son puntuales, que
faltan, que sueltan tacos en clase, que no saben hacer una regla de
tres...y de esos, a algunos los recuperamos con mucho esfuerzo y les
enseñamos lo que significa la palabra "profesionalidad". Y ahora van a
llegar sin dichas enseñanzas directamente a la empresa, donde es
probable que no tengan ni el tiempo ni la paciencia para educarles en
ese sentido. Va a ser un caos.
No va a haber empresas suficientes para la demanda de formación.
Quieren que sea el mercado laboral en el momento el que regule las
plazas. ¿Y si yo quiero hacer FP de Farmacia y resulta que sólo 15
farmacias en Madrid me lo ofrecen?.

No hay comentarios: