lunes, 8 de agosto de 2011

ANIMALES QUE PIENSAN

Hay animales que piensan como los del Video:
Pero ante las declaraciones de algunos políticos, creo que sería mejor ser una medusa, y dejarse arrastrar por la corriente.
Este año discutía con una compañera como tratar a unos alumnos de esos que solo (o casi siempre) nos tocan a expectativas o interinos, y la conclusión, que yo le daba es que la mejor manera que tengo es pensar como me gustaría que lo atendiesen si fuese mi hijo, y así actúo,  no es un método pedagógico pero es humano, cercano y funciona.
La pena es que nuestra Viceconsejera, nos ha demostrado hoy en sus declaraciones, es que actúa pero no piensa en los alumnos, ni como docente, ni como educadora, ni como madre tan solo como números, insisten en hablar de 20 horas, y que yo llego doy 2o horas y ya esta, ¿no tengo que leer, preparar, corregir, evaluar,quedarme fuera de esas 20 horas a consultar dudas?.
Otra pregunta, si la tutoría es pagada con 20-30 euros, puedo renunciar a ellos y no hacerla?, porque todos sabemos que cuándo tienes un alumno que hurta, con una madre alcohólica y tienes que ayudar , diarias los 30 euros y muchos más por no tener que estar ahí o muchos otros casos que todos hemos vivido.
En fin , mirar las declaraciones que están en el foro de SOY PUBLICA, son de llorar, si es que nos quedaran lagrimas.

domingo, 7 de agosto de 2011

Carta al ministro de educación

Es cierto que el ministro esta inquieto por los recortes educativos, pero no es menos cierto que como padres todos estamos afectados, escribamos una carta en la que expresemos esta inquietud.


Más información
Envía una carta al ministro de eduación en protesta por el estado de la Eduación.

Datos de envío:

Excmo. Sr. Ángel Gabilondo Pujol Ministro de Educación

C/ Alcalá, 34

28071 Madrid


------------------CARTA MODELO--------------------​----

Señor Ángel Gabilondo:

Me pongo en contacto con usted, para expresarle mi enorme preocupación por el estado de la Educación. A los problemas como el bajo nivel en ingles o matemáticas de nuestros estudiantes, la bancarrota de la universidades, la dificultad de muchas familias de encontrar plaza en guarderías públicas, o la senda imparable de la privatización, convirtiendo en negocio lo que debe ser un servicio público, se suma, como sin duda usted conoce, que nuestro nivel de abandono escolar es más del doble que la media europea (31,2% frente al 14,4%) y aún más dramático entre los estudiantes extranjeros donde se llega a la extravagante cifra del 45%, habiendo, además aumentado en la última década. Este último dato es especialmente preocupante, pues, como usted sabe el paro es actualmente el principal problema de nuestra nación y alcanza sus mayores cotas entre nuestros jóvenes.

Me pregunto cómo vamos a hacer frente a estas situaciones alarmantes con una partida estatal para la educación que asciende a un ínfimo 0,83% sobre el total presupuestario. Una partida que además supone un recorte con respecto al pasado ejercicio del 8,1%, en un momento en el que las autonomías, que financian el 80% del gasto educativo han recortado un 5% más y van a seguir recortando, para cubrir los objetivos de déficit ante el gobierno y Bruselas.

Estos recortes tan importantes van a verse reflejados como no puede ser de otra manera en menos plantillas de profesores, menos centros y peores instalaciones, aulas masificadas, recortes en ayudas, becas y transporte y hasta en gastos de funcionamiento. En definitiva importantes recortes en derechos fundamentales y en capital social.
La educación no debe verse como un coste, sino como una inversión de fúturo. El nivel de educación de un país nos habla directamente del desarrollo personal y laboral de sus ciudadanos, de la competitividad de ese país en el ámbito económico y de su cohesión y bienestar social.
Estos, sin duda deberían ser objetivos prioritarios de aquellos que se dicen nuestros representantes.

Quisiera expresarle mi más enérgica protesta contra estos recortes que sin duda van a tener un efecto a largo plazo. Espero que tome en consideración esta carta y rectifique en sus futuras actuaciones.

Atentamente,

un saludo.