miércoles, 7 de septiembre de 2011

MAREA VERDE

Acabo de escuchar a la presidenta, Esperanza Aguirre, disculparse a su manera, por si pudo entenderse que trabajábamos pocas horas, volver a repetir que la huelga es política pues no se deteriora la calidad de la enseñanza.
Claro está que para lo que ella entiende por calidad no, hace unos años una vecina que trabajaba en una Escuela infantil, me contó que cuando empezaban a protestar por los recortes en la etapa 0-3, un día les llamaron de la Conserjería y les dijeron que no perdieran el tiempo, que los padres solo querían que los niños salieran limpios, guapos y con los moñetes bien puestos.
Algo así, le pasa con el resto, se le llena la boca con la excelencia, sin comprender que es algo más que una palabra, es un modo de hacer las cosas, de entender que nuestro trabajo no es educar a los privilegiados económica o intelectualmente, sino por el contrario tirar de los atrasados, ayudar a los lentos hasta conseguir que todos alcancen unos mínimos.
Como dice el profe de mi hijo una clase de superdotados no tiene merito, lo dificil es avanzar con los menos favorecidos, y eso es lo que se pierde con estas instrucciones, la capacidad de avanzar con nuestros alumnos.

No hay comentarios: